Regla de Fe

La Iglesia Pentecostal Dios es Amor, ha determinado que:
Cree en la Santa Biblia, la Palabra de Dios, como única Regla de Fe y por lo tanto:

01. Cree en un solo Dios manifestado en la personas del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Así, también creemos en Dios Padre, Dios Hijo (Jesucristo) y Dios Espíritu Santo, es decir, creemos en la Trinidad (1 Jn 5:7).

02. Cree que Jesús, siendo Dios, no fue creado, pero juntamente con el Padre y el Espíritu Santo son creadores de todas las cosas (Jn 1:1-3, Gn 1:26).

03. Cree que la salvación es solamente por la fe en el sacrificio de Jesucristo que derramó su sangre por nosotros y no por obras. Consideramos que los antiguos también fueron salvos por la fe, porque creyeron en las promesas de Dios. Las obras son el resultado de la salvación por la fe, porque la fe sin obras es muerta, aunque por las buenas obras recibiremos la recompensa de Dios. (Ef 2:8-10; Stg 2:17-18).

04. Cree que hay un solo bautismo para adultos, totalmente liberadas, que han aceptado a Jesús como su Salvador, por inmersión en aguas corrientes, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. (Hch 8:35-38; Mt 28:19-20; Rm 6:3-4, Mc 1:9-10).

05. Cree que la Cena del Señor debe ser celebrada para los miembros que están en comunión con la Iglesia, haciendo memoria de la muerte del Señor. Cree que la Cena del Señor no es un símbolo, pero en el momento de la celebración, por la fe después de la Acción de Gracias, es el cuerpo y la sangre del Señor Jesús. (1 Co.11:23-32; Jn.6:54; Mt 26:26-28).

06. Cree que el creyente debe ser santificado cuerpo, alma y espíritu, porque sin santidad nadie verá al Señor. (1 Ts 5:23; Rm 6:22; Hb 12:14).

07. Cree que el bautismo en el Espíritu Santo y con el fuego y los dones del Espíritu Santo se manifiestan hoy en día, los creyentes deben buscarlos y además de santificarse y dedicarse a la oración y el ayuno. Creemos que la manifestación de los dones del Espíritu Santo no ofenden ni quita la conciencia de nadie, porque Dios usa a sus siervos para construir la Iglesia, con orden y decencia. (1 Co 12:7-11; 1 Co 12:31; 1 Ts 5:17; Hch 1:14; Hch 2:1-12; Hch 13:2-3; 1 Co 14:26-33).

08. Cree que la Iglesia del Señor no pasará por la Gran Tribulación, porque serán arrebatados antes por Jesús, guiados por el Espíritu Santo. Consideramos que los que se quedan después del Rapto no tendrán otra oportunidad para la salvación, pues la puerta de la gracia se cierra para la Iglesia con el arrebatamiento. (1 Ts 4:13-17; 1 Co 15:51-52; Ap 3:10).

09. Cree que no hay maldición hereditaria para aquellos que aceptaron a Jesús como como su Señor y Salvador, porque la sangre de Jesús tiene el poder para limpiarnos de todo pecado, que nos convierte en nuevas criaturas y Dios no tiene en cuenta el tiempo de nuestra ignorancia. (1 Jn 1:7; Hch 17:30-31; Ap 22:14).

10. Cree que los ángeles son mensajeros y ministros de Dios, ordenados por el Señor, para salvar y librar a los creyentes fieles y ejecutar otras órdenes recibidas directamente de Dios. Consideramos que los ángeles no tienen el poder de curar o bendecir y que los ángeles no reciben órdenes o peticiones de los hombres, sino solamente de Dios. Consideramos que el Ángel del Señor en el Antiguo Testamento, con el poder de bendecir y decidir, es el propio Señor. (Hb 1:14; Éx 3:2; Gn 22:11-12; Gn 22:15-18; Sal 34:7).

11. Cree que el día de reposo (equivale a sábado) es el único entre los Diez Mandamientos que Dios entregó a Moisés, que no fue confirmado en el Nuevo Testamento, sin embargo, fue abolido por Jesús. Los demás mandamientos fueron confirmados y perfeccionados en el Nuevo Testamento. (Mt 12:5-8; Mc 2:23-28; Col 2:16-17; Gl 4:9-11).

12. Cree que el matrimonio dura hasta la muerte de un cónyuge y que el divorcio, seguido de un segundo matrimonio, mientras que el otro cónyuge sigue vivo, es adulterio y los adúlteros no heredarán el Reino de Dios. (Mc 10:6-12; Lc 16:18; 1 Co 7:10-11; 1 Co 7:39; 1 Co 6:10; Mal 2:16).

13. Cree que Dios concede abundancia y prosperidad a quien quiera y cuando quiera, pero eso no significa que todos los creyentes serán ricos. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, hay profetas y siervos de Dios pobres y no por ello menos bendecidos por Dios. Por lo tanto la IPDA rechaza la Teología de la Prosperidad, que aboga por la riqueza y el éxito sin medida a todos los creyentes. (Mt 6:19-33; 1 Tm 6:6-10).

14. Cree que hay un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo, hombre (1 Tm 2:5; Jn 14:13-14; Jn 16:23-24). Creemos que todo aquel que ocupa el lugar de Dios en el corazón del hombre es idolatría y el idólatra no heredará el Reino de Dios. (Col 3:5; 1 Co 10:14-21; 1 Co 6:10; Ap 21:8; Ap 22:15).